Tipos de movimiento de las articulaciones sinoviales

De EruditosWiki

Los anatomistas, fisioterapeutas y cinesiólogos utilizan una terminología específica para designar los diversos movimientos que pueden ejecutar las articulaciones sinoviales. Estos vocablos indican la forma del movimiento, su dirección o la relación dinámica entre una parte y otra.

Los movimientos en las articulaciones sinoviales se agrupan en cuatro categorías principales:


Tabla de contenidos

[editar] Movimientos de deslizamiento

El deslizamiento es una acción sencilla en la cual super­ficies óseas relativamente planas oscilan hacia atrás y ade­lante o de un lado a otro, una con respecto a la otra. No hay modificación significativa del ángulo entre los hue­sos. El deslizamiento es limitado, dada la estructura de la cápsula articular, de los huesos y los ligamentos conexos.


[editar] Movimientos de angulación

En los movimientos angulares se incrementa o reduce el ángulo entre los huesos articulares. Los principales son: flexión, extensión, extensión lateral, hiperextensión, abducción, aducción y circunducción. A continuación, se analizan estos movimientos con el cuerpo en la posición anatómica.

Imagen:cubo.jpgLa flexión y extensión son movimientos opuestos. En la flexión disminuye el ángulo entre los huesos articulares, mientras que en la extensión aumenta con frecuencia para devolver una parte corporal a la posición anatómica después de que se flexiona. Por lo regular ambas acciones ocurren en el plano sagital. La flexión y extensión son posibles en las articulaciones en bisagra, articulaciones en pivote, articulaciones condileas, articulaciones en silla de montar y articulaciones esféricas.

Ejemplos:

  • Flexionar la cabeza hacia el tórax por movimiento de la articulación atlantooccipital entre el atlas (primera vérte­bra) y el occipital, así como por el de las articulaciones intervertebrales cervicales.
  • Flexionar el tronco hacia adelante por acción de las articu­laciones intervertebrales.
  • Mover el húmero hacia adelante en la articulación del hombro, como en el balanceo de los brazos al caminar.
  • Mover el antebrazo hacia el brazo al flexionar y extender articulación del codo, que forman el húmero, cúbito y radio.
  • Llevar la palma de la mano hacia el antebrazo en la muñeca y articulación radiocarpiana, que se encuentra forma­da por el radio y los huesos del carpo.
  • Flexionar los dedos de la mano o pie en las articulaciones interfalángicas, que forman las falanges
  • Mover el fémur hacia adelante en la articulación de la cadera, que integran el propio fémur y el hueso coxal, como sucede al caminar.
  • Llevar la pierna hacia el muslo en la rodilla o articulación tibiofemoral, que forman la tibia, el fémur y la rótula, como ocurre al flexionar la rodilla.

Aunque por lo regular la flexión y extensión se ejecutan en el plano sagital, hay unas cuantas excepciones a esta norma. Por ejemplo, la flexión del pulgar implica su des­plazamiento hacia la línea media sobre la palma de la mano, en la articulación carpometacarpiana del trapecio con el metacarpiano del pulgar, como ocurre cuando se toca el ex­tremo opuesto de la palma de la mano con dicho dedo. Otro ejemplo es el movimiento del tronco hacia los lados en la cin­tura. Esta oscilación, que ocurre en plano frontal y en la cual participan las articulaciones intervertebrales, se denomina flexión lateral.

Se llama hiperextensión al movimiento en el cual la ex­tensión prosigue más allá de la posición anatómica. Como ejemplos se incluyen los siguientes:

  • Desplazar la cabeza hacia atrás en la articulación atlan­tooccipital y las articulaciones intervertebrales cervicales.
  • Extender el tronco hacia atrás en las articulaciones intervertebrales.
  • Mover el húmero hacia atrás en la articulación del hom­bro, como ocurre en el balanceo de los brazos al caminar
  • Desplazar la palma de la mano hacia atrás en la articulación de la muñeca.
  • Extender el fémur hacia atrás en la articulación de la ca­dera, como al caminar.

La hiperextensión de otras articulaciones, como las del codo, interfalángicas y de la rodilla, generalmente resulta im­posible debido a factores como la disposición de los liga­mentos y la alineación anatómica de los huesos.

Imagen:cubo.jpgLa abducción es el movimiento por el cual un hueso se aleja de su línea media, mientras que la aducción lo aproxi­ma a dicha línea. Ambos movimientos por lo regular tienen lugar en el plano frontal y los ejecutan las articulaciones condileas, articulaciones en silla de montar y articulaciones esféricas.

Los ejemplos de abduc­ción incluyen el desplazamiento del húmero hacia los lados en la articulación del hombro, el de la palma hacia los lados en la articulación de la muñeca y el del fémur en sentido lateral en la articulación coxofemoral. El movimiento por el cual regresa cada una de estas partes corporales a su posición anatómica es la aducción.

En el caso de los dedos, no se usa la línea media como punto de referencia para la abducción y aducción. En la primera, los dedos de la mano, sin incluir el pulgar, se alejan de una línea imaginaria trazada a lo largo del eje longitudinal del cordial (el dedo más largo y central). En la abducción del pulgar, éste se aleja de la palma de la mano en plano sagital. En la abducción de los de­dos del pie se toma como referencia una línea imaginaria que se traza a lo largo del eje longitudinal del dedo segundo. La aducción de los dígitos de pies y manos los devuelve a su posición anatómica, y la del pulgar lo desplaza hacia la palma de la mano en el plano sagital.

Imagen:cubo.jpgLa circunducción es el movimiento del extremo distal de una parte del cuerpo en círculo. Se trata de una se­cuencia continua de flexión, abducción, extensión y aducción.

Por ejemplo: hacer girar en círculo el húmero en la articulación del hombro, la mano en la articulación de la muñeca, el pulgar en la carpometacarpiana, los otros cuatro dedos en las articulaciones metacarpofalángicas (que forman los metacarpianos y falanges) y el fémur en la articulación coxofemoral. Las articulaciones de la cadera y el hombro permiten la circunducción; pero en la coxofemoral la flexión, abducción, extensión y aducción son más limitadas debido a la tensión de ciertos ligamentos y músculos.


[editar] Movimientos de rotación

En la rotación el hueso gira en torno de su propio eje lon­gitudinal. Este movimiento lo realizan las articulaciones en pivote y las articulaciones esféricas.

Un ejemplo de ello es volver la cabeza de un lado a otro en la articulación atlantoaxial, que forman el atlas y el axis. También lo es girar el tronco de un lado a otro en las articulaciones intervertebrales mientras se mantienen la cadera y las extremidades inferiores en la posi­ción anatómica.

La rotación en las extremidades se define en relación con su línea media y se usan términos delimitadores específicos. Si la cara anterior de un hueso de los miembros superiores e inferiores gira hacia la línea media, el movimiento se denomina rotación interna o rotación media.

Por ejemplo: una persona puede hacer que gire en sentido medial el húmero en el hombro de la siguiente manera: a partir de la posición anatómica, flexiona el codo y luego lleva la palma de su mano sobre el abdomen. La rotación interna del antebrazo en las articulaciones radiocubitales (entre el radio y el cúbito) permite que se gire la palma de la mano en dirección interna desde la posición anatómica.

En otro, la rotación interna del fémur en la cadera consiste en: acostarse boca arriba, flexionar la ro­dilla y mover la pierna y el pie en sentido lateral lejos de la línea media. Al alejar la pierna izquierda de dicha línea, ocurre la ro­tación interna del fémur.

Por último, la rotación interna de la pierna en la rodilla se produce al sentarse en una silla, flexionar la rodilla, separar la extremidad del suelo y dirigir los de­dos del pie hacia la línea media.

Cuando la cara anterior de un hueso de la extremidad gira en dirección contraria a la línea media, el movimiento se denomina rotación externa o rotación lateral.


[editar] Movimientos especiales

Ocurren sólo en ciertas articulaciones. Entre ellos están el de elevación, depresión, protracción, retracción, inversión, eversión, dorsiflexión, flexión plantar, supinación, pronación y oposición.

La elevación es el desplazamiento en dirección cefálica de una parte corporal, como ocurre al cerrar la boca en la ar­ticulación temporomandibular, que forman el maxilar inferior y el temporal o al encoger los hombros en la articulación acromioclavicular para subir los omóplatos.

La depresión es el movimiento descendente o en direc­ción caudal de una parte corporal, como al abrir la boca y bajar la mandíbula o devolver los hombros encogidos a la posición anatómica para llevar hacia abajo los omóplatos.

La protracción es el desplazamiento hacia adelante de una parte corporal en plano transverso. Este movimiento lo ejecutan tanto el maxilar inferior en la articulación temporomandibular como las clavículas en las articulaciones acromioclaviculares y esternoclaviculares al cruzar los brazos.

La retracción consiste en regresar a la posición anató­mica una parte corporal en protracción.

La inversión es el movimiento de las plantas de los pies hacia la línea media en las articulaciones intertarsianas, que forman los huesos del tarso, de tal forma que una queda confrontada a la otra.

La eversión es el movimiento de las plantas de los pies en dirección externa, en las articulaciones intertarsianas, de tal suerte que miren hacia los lados.

La dorsiftexión es la maniobra por la cual se dobla el pie en el tobillo o articulación talocrural, que forman la tibia, el peroné y el astrágalo, hacia el tobillo; es el movimiento que se efectúa al pararse sobre los talones.

La flexión plantar consiste en doblar el pie en la articu­lación del tobillo hacia la cara plantar o inferior , como al erguirse sobre los dedos de los pies.

La supinación es un movimiento del antebrazo (en las articulaciones radiocubitales proximales y distales) que permite girar la palma de la mano en sentidos anterior o superior. Esta posición de las palmas es una de las características definitorias de la posición anatómica.

FUENTE: http://www.uaz.edu.mx/histo/TortorAna/ch09/ch09.htm

Herramientas personales
Navegación
Traductor a cualquier idioma